Mateo Salvatto es uno de los oradores mas relevantes y referente absoluto en temáticas como: TECNOLOGÍA, MOTIVACIÓN, INCLUSIÓN Y EMPRENDEDORISMO

+ 10 paises visitados

+ 100 conferencias dictadas

+ 75.000 personas escucharon sus conferencias

La Conferencia esta disponible en Castellano y en Ingles

Con un lenguaje claro, amigable y cercano, Mateo nos cuenta como, de chico, quería cambiar el mundo trabajando en proyectos literalmente estratosféricos: Soñaba con trabajar en la NASA. Así que empezó a prepararse para ello.

Estudió la tecnicatura en electrónica de ORT Argentina, lanzando en el proceso tres cohetes experimentales con CONAE y convirtiendose en Campeón Nacional (LNR) e Internacional (Technion, Israel) de robótica deportiva.

Pero, luego de estos logros, se dio cuenta de que podría usar sus conocimientos para desarollar proyectos que impactaran de forma más tangible en la sociedad. Así nació Háblalo, una aplicación móvil para personas con dificultades en su comunicación.

Hoy Mateo dirige Asteroid Technologies, empresa dedicada al desarrollo de tecnología inclusiva que ha logrado que Háblalo asista a más de 80.000 personas con discapacidad en 60 países, de forma 100% gratuita

Aun mantiene la cara de niño, pero habla como adulto. El argentino Mateo Salvatto desarrolló Háblalo, una app que funciona como un traductor en tiempo real para personas con discapacidad.

Hace dos semanas, representó a la Argentina en China, donde presentó su desarrollo, que tiene una versión en chino. Trabaja para el gobierno de la provincia de Buenos Aires, en el ministerio de Tecnología e Innovación, difundiendo robótica en  135 municipios.

Es embajador del encuentro Campus Party 2018 y sueña con hacer crecer la robótica educativa. En una entrevista con Infobae, Salvatto habla de sus pasiones, los inicios de su proyecto, la robótica como deporte y el futuro de Asteroid Technologies, la empresa que fundó para desarrollar tecnologías inclusivas.

– ¿Cuándo nace su pasión por la robótica y la programación? 

-Mi interés por la tecnología viene de chiquito, de toda la vida. Yo estudié en la escuela ORT, en Almagro, una escuela técnica, soy técnico en electrónica, y cuando entré en esa orientación, ví que había un club de robótica. No entendía muy bien lo que era, pero me encantó la idea. Son robots de pelea, los chicos hacen robots de pelea de sumo, tienen que buscarse y empujarse unos a otros encima de una plataforma.  Yo dije “No sé qué es esto, pero lo quiero, definitivamente”. Y me metí, y empecé a competir, y a ganar premios, y me dí cuenta que era lo mío.

-¿A qué edad hizo sus primeros desarrollos? 

– Empecé en robótica en 2014, o sea que tenía 15 años, y empecé haciendo un par de robots que eran muy buenos. Y después me lancé a uno que era de una categoría muy particular que se llama mini-sumo, o sea robots de 10 x 10 bastante rápidos, que se llamaba Yoda. Lo hicimos con un amigo y después sumamos un par de amigos más al grupo. Y nada, empezamos a competir, y ganamos el campeonato nacional con ese robot. Ahí comenzó toda una seguidilla de cosas relacionadas a la robótica.

-Y luego llegó la app Háblalo. ¿Recuerda el día en el que decidió desarrollarla? 

-Sí, me acuerdo. Terminé la secundaria en 2016, y se me venía el verano y dije: “Quiero hacer un proyecto para entretenerme, algo que tenga tecnología pero para ayudar a las personas”. Estaba convencido de que quería hacer algo para ayudar a la gente y no sabía qué. Mi mamá es profesora de sordos, así que yo me crié con personas con esta discapacidad, y me daba bronca que no hubiera tecnología para sordos, muy poca. Me dije que iba a hacer algo yo, a ver qué salía, y empecé a pensar, y me dí cuenta de que una aplicación era muy buena opción. Y la idea era que se llamara Háblalo, lo puse en neutro porque justamente quería que fuera un desarrollo para toda América, y bueno, creció un poquito más que toda América, pero nunca me esperé que fuera lo que es hoy. Lo empecé en mi casa como proyecto para ayudar a mis conocidos, y de repente estaba en todo el mundo.

-¿Cómo funciona Háblalo?

-Es un traductor en tiempo real que no necesita conexión a internet. O sea, lo que hace es darle una voz a todas las personas que no tienen una, que no pueden comunicarse verbalmente, y por otro lado subtitular el mundo para las personas que no pueden escuchar. Entonces, por ejemplo, una persona sorda se sube a un taxi y quiere ir a la casa, puede usar Háblalo, escribir la dirección de la casa, y el teléfono lo va a decir en voz alta. El conductor lo va a escuchar, y cuando le responde al final del viaje “Son 150 pesos”, el teléfono va a escribir esa frase para que la pueda leer. Y así puede funcionar en un avión, en un consultorio, en una farmacia, en cualquier lugar donde una persona con una discapacidad pueda necesitar comunicarse. También incluye otras herramientas, como pictogramas, para personas que no están alfabetizadas, y otras cosas que estamos trabajando, pero en esencia es eso.

-¿Qué actualizaciones tiene la tercera versión de la app que está lanzando?

-Bueno, aparte de un montón de funcionalidades nuevas que queremos trabajar (como permitir la comunicación de las personas sordas con los servicios de emergencia), nosotros tenemos una gama de usuarios muy grande. La aplicación es para sordos, pero hoy se expandió. De repente empezaron a llegar videos de personas con parálisis cerebral, con afasia, con apraxia, con un montón de dificultades distintas, que usaban la aplicación. Nos tenemos que adaptar. Una de las cosas de la versión nueva es que tenemos que adaptar la interfaz gráfica dependiendo de la discapacidad de la persona: no son las mismas necesidades de una persona con parálisis, a nivel gráfico, que de una persona sorda, por la motricidad fina y demás. Con lo cual, la idea es que la aplicación sea una multiherramienta con un montón de otras herramientas.

Links