Héctor “Tito” Speranza se hizo famoso de un día para el otro. El hombre entró a los medios de la mano de Ricardo Fort como uno de sus custodios, y nunca más abandonó la pantalla. De perfil bajo, sin mediar palabra y con cara de pocos amigos, Tito fue metiéndose en el corazón de la gente. Tanto, que Marcelo Tinelli no dudó en convocarlo para Bailando 2011.

Fue una de las figuras de Ideas del Sur y uno de los personajes más queridos del certamen. Y lo demostró en el teléfono. Quizás el baile no es su fuerte, pero su particular carisma se metió en el hogar de cada televidente.

A Tito la fama mucho no lo cambió. El sigue con su pareja de hace 12 años (Marcela) y mantiene las mismas amistades.

En el 2012 compartió escenario en Carlos Paz con Nazarena Vélez, Peter Alfonso, Paula Chaves y Eugenia Lemos, en una obra dirigidapor Roberto Antier.